18 noviembre 2017

Retratos y poema a César Vallejo

José Pablo Quevedo (Perú-Alemania)

Retrato de César Vallejo ante el Sena

Y por la noche encerrada del Sena Vallejo viene.
Angulares son las sienes magníficas
y bien peinadas,
granítico el mentón en donde acomoda
su dispuesto puño.

Y de repente le rodeamos
como al término de una batalla
y con él libamos y con él hablamos.
Y lo que se sucedió del tiempo en sus tantos tantos,
él nos refiere y crece su habla.
Y Vallejo llora y Vallejo ríe
en la inflexión de sus propios verbos.

Crece de su bastón la flor en su primer tallo,
los Andes que guardan miles de nidos de estrellas,
las aguas que van rompiéndose de una nube,
la aldea donde pasa el viento hecho molino,
el instante que pasa Rita, “dulce y andina”,
tal vez, el “semblante augusto” de su padre.

Elevado y efímero pasa el tiempo,
lleno de ayeres y hecho de gangeares diarios,
hecho flor, hecho nube,
hecho solidéz desde la primera piedra
hecha estancia del dolor de la blasfemia.

Y César,
eres viejo y eres jóven,
y eres hijo y eres padre,
y eres continente y eres planeta,
poesía de la metáfora de nuestra existencia,
del devenir romántico del tiempo.


Nos mira y abraza al primero de nosotros,
mientras la ciudad en neblina es ceja del Ande.
Tanto bien hiciste al hombre, le decimos,
que la eternidad se hizo buena para merecerte,
sus pasos y sus zandalias has calzado
y tienes la antorcha que vela tu perfil inalterado



No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...