10 noviembre 2017

POEMAS A HUACHO

CARTA A HUACHO
.
Con mi mente yo te llamo, en mis sueños te reclamo,
si estoy lejos te presiento, tierra amada mi aposento,
si bien yo tengo tu presencia como grata compañía,
mi corazón a veces se entristece cuando pienso en ti Portal Norteño.
.
Esas tardes tan hermosas, llenos de sol y paisajes coloridos
que un domingo se disfrutan en tus playas y tu campiña
la fragancia de mi tierra y el calor de la familia,
nos colman de recuerdos tan amenos, que me llenan de nostalgia.
.
Doblegas mis emociones tierra noble y generosa
así como el alma de los hombres que nacieron en tu suelo,
que llenos de coraje lucharon por un pasado tan glorioso,
como eco aún escucho ¡Libertad, Libertad! y estoy con ellos.
.
Huacho mío, Huacho amado, cuántas veces he reclamado,
en silencio he implorado que Dios te tenga bien cuidado,
si el destino así lo quiere regresaré a tu lado,
y pasearé por tus calles como un enamorado.
.
Esta carta yo te escribo y en él te remito mi apacible corazón,
que lo guardes en tu seno tierra mía, y escuches sus latidos de emoción,
de emoción de estar contigo porque más y más te quiero yo,
¡Soy tu hijo! y te bendigo ¡Cuna de mi Adoración!

10 de Noviembre de 1,999.
Antologado en la Revista Literaria Virtual @zul Arte (Chile).
Poema escrito a solicitud de los huachanos residentes en Nueva York.

Yo vengo de la tierra del encanto,
capital de la hospitalidad
traigo conmigo mi canto
y con el  va mi felicidad.

Me dicen que por ser poeta, soy loco
pues yo les digo que esa, es su verdad
escribo a la vida de tanto en tanto,
al amor con mucho más continuidad.

Para serles franco, a la muerte le escribo poco
y al desamor, por ahí escribí algo de casualidad.

Como todo buen peruano, me siento orgulloso
que muy cerca a Huacho, esté el altar a la humanidad.

Caral, cuna de la civilización americana, tierra de fuego.
Áspero, médula de piedra, puerto principal  
Vichama,  tierra de adoración y ofrenda 
Bandurria, dominio inca a la orilla del mar.

Y como si fuera poco, cerca a Huacho
se dio el primer grito de la libertad
en Huaura, en su histórico Balcón
ahí don José de San Martín,
gestó nuestra Independencia nacional.

Huacho, cuna de hombres fuertes y combatientes
tierra de valientes  y bravos guerreros
que lucharon por las ocho horas diarias de jornal
inmolándose en ella, nuestra Martí de la lucha social, 
Irene Salvador.

Si señores, yo tengo la dicha de haber nacido
en la tierra de la sabrosísima Salchicha
y si alguno tiene algún reparo, póngase de pie
que aquí en Huacho también nació el primer músico peruano.

Don José de Orejón y Aparicio, compositor y organista
del periodo barroco americano, del siglo XVII
excelente compositor huachano,  gran Maestro
en la historia de la música peruana y mundial.

Que decir de su gastronomía, aquí señores
es la tierra del ceviche de pato y la sopa huachana
de aquí es la naranja agria y la chicha de maní
aquí se desayuna con camote frito, relleno y chicharrón.

Señores, como mi tierra santa y hermosa, no hay dos
el creador lo adorno con costa, campiña y sierra
le atavió de bellas mujeres y hombres trabajadores
le puso como techo un majestuoso cielo lleno de estrellas.

Puso a sus pies conchas y caracolas, juncos y totorales
cercada por tres encantadoras lagunas,
el Paraíso, la Encantada y las Albuferas de Medio Mundo
así es mi hermano, en Huacho está el Edén, ven pronto a el.


Huacho, tierra santa y generosa, capital de la hospitalidad,
por decirle menos, aquí nació una de las primeras instituciones
musicales del criollismo peruano, la Lira Huachana
y para redondear la cosa, aquí en Huacho, mi Madre me parió.

El día en que mis ojos se cierren en profundo sueño
acurrucado en sus brazos eternamente descansaré
llevaré conmigo como recuerdo eterno, mi Portal Norteño
y al llegar al cielo, juntos a todos los santos Gritaré !Viva Huacho! Carajo.


Huacho, 23 de Agosto del 2,013

TRADICIONES HUACHANAS
A: Carlos Meza Malavosoy
Elizabeth Coca Changanaqui.

Con garbo y con salero
Con paso firme y elegante
No hay como mi tierra querida
Huacho capital de la hospitalidad
Danzantes con dulzura y elegancia
Cuando se baila una marinera

Con los pies descalzos
Firmes sacando brillo al suelo
Toda coqueta ella
Seduce a su galán compañero
Que sombrero en mano gira
Agitando el blanco pañuelo

Esas palmas se baten sin cesar
Hay  redobles, la segunda va empezar
Orgullosos lucen con decoro
Su brillante estilo de bailar
Con un quiebre, cual torero en faena
Un susurro al oído le dirá

Es la marinera Huachana, norteña o limeña
Que cautiva las ansias de bailar
Elegantes ellos, vestidos de fiestas
Regalan a los presentes las tradiciones Huachanas
Ante el altar de la música peruana
Engalanando, nuestra fiesta popular.


Huacho, 13 de Julio de 2,004





CANCIÓN PARA MI HUACHO

Partí de tu suelo, entre gallos y medianoche
como estrella fugaz que se alejó del cielo.
con las brisas del mar me confundí con el viento,
al verte lejos, mis lágrimas rodaron lentamente.

Recordé con desasosiego el trinar de las guitarras,
el tumbado del cajón al entonarse un gran festejo,
te confundí con un ángel, que se apodera de mi sueño,
y al reventar las olas del mar, evoqué tu antiguo malecón.

Fue un día apacible, tranquilo como el amor de Dios
1 de Mayo que no olvidaré, te juro, algún día volveré!
para descansar en tu regazo y respirar de tu fragancia,
como día de fiesta, en tu hipérbola bailaré.

Tú nunca estarás escondida, te encontraré en mis sueños
en la soledad que me acompaña, te convertiré en poesía;
porque es vida, paz, alegría, la estrofa más linda
aquel que replica mi alma, “Huacho Fidelísima Villa”.

Llena de verdor y bellas flores esta tu ubérrima campiña
eres el lugar que me llena de encanto, te adoro
te sueño en la noche, te extraño en el día.


Huacho es mi tierra querida, mi tierra prometida
donde mi madre me dio mi primer beso con ternura,
eres el cofre que guarda mis más bellos recuerdos,
eres la estrella que enciende mis más dulces emociones.


14 de Noviembre de 1,999.




EPILOGO

Cuando al final de mí de mi vida
mis ojos para siempre duerman
soñare que estoy despierto
tomaré un puñado de mi santa tierra
y me marcharé, como mi único recuerdo

Te llevare en mi memoria eternamente
y cuando un ave en el infinito cielo,
trine de alegría en celestial canto
regresare a ti, y cual ráfaga de viento
me paseare, por tus hermosas calles

Por que del único lugar de este mundo
donde no quisiera nunca ser echado,
es de tu edén, tú suelo mí querido Huacho
paraíso terrenal cuna de mis amores
tierra donde mis huesos descansaran eternamente

Cuando todo en mi vida se halla consumado
y tu ¡oh! Huacho me abrigues para siempre en tus brazos
dormiré el sueño más hermoso y placentero
y llevare junto a mí el calor, la felicidad y la dicha
de haber nacido en Huacho, la tierra de la salchicha.


17 de Noviembre de 1,999 Iquitos- Perú.



No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...