26 agosto 2012

Anselmo Plasencia Díaz

Anselmo Gabriel Plasencia Díaz, nació el 15 de abril de 1928 en la ciudad de San Benito, distrito de la provincia de Contumazá – departamento de Cajamarca.
Fueron sus padres: Don Andrés Avelino Plasencia Alva y Doña Petronila Díaz León, naturales de la ciudad de Contumazá – Cajamarca.

Ejerció tres líneas ocupacionales: El Oficio de Sastre Cortador egresado del Politécnico Nacional, la Docencia, y Contador Mercantil , además de estudios en Administración de Empresas y Cooperativismo. Logró establecer su propio negocio de sastrería; y como docente enseñó las asignaturas de Historia y Geografía en Centros Educativos de la ciudad de Lima.  Como Administrador, fue profesor de la especialidad, en la Escuela Tecnológica de Administración, (ETA).
Como persona, es muy comunicativo; querido y respetado por sus nueve hermanos, por su amada esposa, Doña Clotilde, por sus hijos, a quienes tanto ama y adora, y por muchas amigos que lo conocen y aprecian.
Desde niño tuvo inclinación por la poesía, los cuentos y otros temas literarios; pero no pudo consolidar esta virtud, sino hasta la edad madura, y en el atardecer de su vida.

En su primer libro publicado “Cumbres Peruanas” recopila sus poesías, pensamientos y cuentos; su reciente producción “Broche de Orofue presentado en el I Encuentro Internacional de Poetas y Escritores “Raúl Gálvez Cuéllar” realizado del 16 al 19 de agosto 2012 en Huacho y Huaura.


ETERNO SUEÑO

Cuando yo haya muerto, dulce amada mía,
al campo santo, no lleves a mi inerte cuerpo.
Condénalos al fuego, a estos mis despojos,
y en un cofre de amores, recoge mis cenizas.

En la hora nona, de esa misma tarde,
girando en media vuelta, lánzalos al viento.
Que no permanezcan en una tumba fría,
de tierras escoriadas, ladrillos y cemento.

¡Envíalos!, que vayan por el universo,
llevando el mensaje, de este mundo pequeño.
Y como rosas blancas, en un viejo mausoleo,
que en las nubes, duerman el eterno sueño.

Cuando la muerte infausta de ti me aparte,
y consumido por el fuego, ¡hecho cenizas!.
En una columna de humo vendré para abrazarte,
¡y con un beso ardiente!, te daré mi despedida.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...