10 junio 2011

Historia de la Casa y Balcón de Huaura

Por José Nava Pittaluga


Este año 2011 conmemoramos el 190° aniversario del primer grito de independencia del Perú lanzado por el General José de San Martín y Matorras desde el histórico balcón de Huaura -casona que había pertenecido al duque de San Carlos, don Fermín Francisco Carvajal y Vargas Alarcón -, hermoso altar de la Patria que cada día es visitado por turistas peruanos y extranjeros que desean conocer dónde nació la independencia del Perú y de América del Sur.

Esta casona fue sede de la Presidencia del Departamento de la Costa, creado en el Reglamento Provisional, expedido en Huaura por el general San Martín el 12 de febrero de 1821, y que estaba constituido por los partidos de Santa, Chancay y Canta respectivamente; hasta el 4 de noviembre de 1823, en que se agregó al Departamento de Lima, por el artículo 2° de la Ley de esa fecha.

Esta casa solariega continuó sirviendo como Casa Consistorial en los primeros años de la República. Allí funcionaron las oficinas provinciales de la Intendencia, Subprefectura y Comandancia de Armas.

Fueron intendentes entonces: don Pedro Espejo 1825-1827, y el mayor Pedro Sayán de los Reyes 1828-1829 (Sobrino del prócer Andrés de los Reyes Buitrón), propietario de la hacienda Arhuay en el valle de Barranca, generoso y rico vecino, gobernador de Supe pueblo y Supe Puerto quien , con desprendimiento y deferencia sin límites, facilitó en esa región y en las vecinas de Pativilca, Huarmey, etc., cuanto para las tropas de la Patria y sus prisioneros realistas se le suplicaba; según lo demuestran elocuentemente las comunicaciones de San Martín, y los encargos de éste sobre buen tratamiento y auxilios dispensados al desventurado brigadier Diego O’Reily, derrotado por Arenales en Pasco.

La parte del balcón estuvo destinada a Sala Capitular en 1929, siendo Alcalde-Juez de Paz, el bachiller don Francisco Almagro, protomédico de la provincia.
Funcionó también en la casona, la Subprefectura, a cargo del teniente coronel don Juan Seguín, que después pasó a la villa de Supe, en cumplimiento del decreto de fecha 23 de enero de 1830 (Presidente, Agustín Gamarra y Messía ), que incorpora la Provincia de Santa a la Provincia de Chancay, provisionalmente, bajo un solo Subprefecto con residencia en la villa de Supe, y la denominación de Chancay-Santa; hasta el 17 de Marzo de 1835 en que mediante decreto se separan las provincias de Chancay-Santa .

Pasado algunos años la casona estuvo desocupada y a su cuidado, el cura Vicario de la villa de Huaura, por hallarse vecina al templo parroquial.

Como el Estado no demostró interés por el inmueble histórico, la Parroquia de Huaura lo consideró de facto en el número de sus propiedades de renta, escriturándolo por períodos de 5 a 10 años, en el curso del siglo siguiente.

La “casa y balcón histórico de Huaura” pasó, pues, a poder del curato desde los primeros años de la República y fue usufructuada y considerada en el Margesí de sus bienes, como lo demuestran los libros de inventario.

En sesión ordinaria de la municipalidad distrital de Huaura, de fecha 9 de noviembre de 1911, se da lectura a un oficio que remite el Ilustre hijo de Huacho Dr. José Remigio La Rosa Coca, a la sazón, Diputado Suplente por la Provincia de Chancay (hoy Provincia de Huaura), en el que comunica “las gestiones que hace ante su Cámara a fin de que se adjudique a este Concejo el edificio y sus adyacentes, en el que funcionó la Aduana, durante la dominación española; en cuyo balcón el general don José de San Martín y Matorras proclamó por primera vez la Independencia del Perú” se considerase virtualmente de propiedad Fiscal, y se tomara en el presupuesto de la Junta Departamental los costos de su refacción. Por unanimidad se dio un voto de agradecimiento al Sr. Diputado Remigio La Rosa Coca .

La Comisión Principal de Hacienda pidió informes al Ministerio del ramo, y éste a la Prefectura. El Prefecto Sr. Gárezon, pidió a su vez, informe al Subprefecto de la Provincia de Chancay (hoy Provincia de Huaura) Sr. Abril y Borgoño, quien también solicitó al Gobernador de Huaura don Alvaro Marcos Sánchez.

Este aseguró que el cura don Manuel Jesús Aranda era poseedor y lo tenía arrendado al Sr. Enrique G. Marriot, para depósito de guano, azúcar y otros productos.

El Curato de Huaura ganó la posesión judicial de la finca, en un juicio que sostuvo con el denunciante señor Cáceres, y desde 1907 la arrendaba al Sr. Enrique Marriot. Esto fue lo que informó el Sr. Subprefecto (y así fue, como veremos en la sesión ordinaria del Concejo Distrital de Huaura de fecha 9 de julio de 1908, en la que se da lectura a un oficio enviado por el Sr. Enrique G. Marriiot, en el que comunica “haber dado orden a su empleado para que limpie el balcón histórico sin hacer uso de pintura al óleo”. Discutido el oficio, se acordó: “arrojar la suma de seis soles de plata en ayuda para que se pinte el balcón”) .

En 1921, el expediente pasó a la Sección de Bienes Nacionales. Intervino con todo el interés que le merecían las cuestiones históricas, don Emilio Gutiérrez de Quintanilla, como Director del Museo Nacional y miembro del Instituto Histórico. Pese a sus exigentes gestiones, nada se logró.

La Iglesia Cede al Supremo Gobierno la Casa y Balcón de Huaura

Fue el Ilustrísimo Arzobispo de Lima don Emilio Lissón Chávez, gran gestor para que la casa y balcón de Huaura pase en forma definitiva como propiedad del Supremo Gobierno del Perú .-
Después de la celebración del Centenario de la Independencia del Perú, el Ilustrísimo Arzobispo de Lima Monseñor Emilio F. Lissón Chávez, con el voto consultivo del Cabildo Eclesiástico de Lima Metropolitano cedió “a nombre de la Iglesia”, al Supremo Gobierno del Perú legítimo representante del Estado, la Casa y Balcón Histórico, segregando el huerto de la misma.

La donación fue aceptada por Resolución Suprema de 29 de enero de 1926 y la Escritura Pública fue firmada con fecha 6 de febrero, ante el Notario de Hacienda don José del Carmen Sánchez, existiendo expediente y testimonio en el Margesí de Bienes Nacionales.

Por Resolución Suprema de 29 de junio de 1921, rubricada por el Sr. Presidente de la República don Augusto Bernardino Leguía y Salcedo, y refrendada por el Ministro de Fomento Dr. Pedro Rada y Gamio se Decreta de “Utilidad Pública” la expropiación de la Casa y Balcón .- Por Resolución Suprema de 20 de noviembre de 1925, se resolvió comisionar al Arquitecto don Claudio Sahut, para que formulara los proyectos de reconstrucción de las casas históricas de Huaura y Pativilca, aplicándose el egreso al presupuesto de aquel año, sin lograrse el objetivo.

Años después, el 19 de mayo de 1933, mediante Resolución del Ministro de Fomento Dr. Pablo Ernesto Sánchez Cerro, se cubrió un presupuesto de gastos, formulado por el Arquitecto don Roberto Haaker, con el objeto de proyectar la adaptación de la Casa Histórica al servicio escolar, adaptación que no atentaba contra la clásica fisonomía del recinto y a favor del cual trabajó durante aquel año el Representante por Lima don Carlos Guerra.

Monseñor Carlos F. Manrique Cervantes, Párroco del distrito de Huaura

El Ilustre Monseñor Carlos Félix Manrique Cervantes quien desde el 18 de setiembre de 1925 en que fue nombrado Párroco de Huaura y ejerció el cargo con acierto y celo propio de un sacerdote, sirviendo a Dios y a las almas que se le confiaron con gran amor; y, a quien todos recordamos como el padre de todos los huaurinos, fue gran colaborador en las gestiones para que la Casa y Balcón pase en forma definitiva a ser propiedad del Supremo Gobierno Peruano, gracias a la gran amistad que tenía con el señor Arzobispo de Lima Mon. Emilio Lissón Chávez.

30 años más tarde, en 1955, este gran sacerdote fue nombrado por el Arzobispo de Lima, Monseñor Juan Landázuri R. “Canónigo Honorario del Cabildo Metropolitano de Lima”, en mérito a sus virtudes y abnegada labor espiritual desplegada a favor de su feligresía, adquiriendo con tal motivo el título de Monseñor .
El 29 de julio de 1934, durante la inauguración oficial de la Biblioteca Popular (que empezó a funcionar en uno de los ambientes del hoy “Museo de Sitio Memorial San Martín” que tenía como puerta de ingreso la que ahora es ventana ubicada en la parte norte de la frontera del inmueble), el señor Subprefecto de la provincia de Chancay (hoy Provincia de Huaura) Sr. Jorge L. Angell, padrino de esta noble obra, manifestó haber hablado personalmente con el Sr. Presidente de la República Grl. De Div. EP Oscar Raymundo Benavides Larrea, quien le había ofrecido interesarse por la reconstrucción de nuestro histórico balcón. “Esta reliquia histórica de gran valor moral para Huaura y para el Perú en general, no debería estar como está en la actualidad amenazando destruirse. El tiempo ha operado ya su acción destructora en este viejo balcón de la libertad. Los hombres, decimos, los gobernantes, hasta hoy, ninguna atención han puesto sobre el
particular. Ha habido indiferencia, olvido y abandono, tan grande que a veces hemos pensado con profunda ironía, cómo los padres de la Patria mismos, no nos han sabido enseñar a valorar y estimar, estos monumentos que, como otros tantos, son fuente inagotable de lecciones y ejemplos cívicos.

“Hoy cuando han transcurrido más de cien años, ese recinto sagrado de la libertad se sostiene desafiando el tiempo y la ingratitud e incomprensión de los hombres. Grato sería para Huaura que el actual gobierno intentara su reconstrucción para evitar que él se convierta de un momento a otro en escombros que sería doloroso y hasta cierto punto vergonzoso.

“Ya en otras oportunidades nos hemos ocupado de la poca atención que este distrito, digno de mejor suerte, ha merecido de nuestros gobiernos. Siendo como es, un pueblo histórico debería ostentar, en justicia, mejor progreso en lo material y en lo intelectual. Sus hijos han debido ser educados e instruidos sólidamente para que hubieran aprendido a valorar a conciencia lo que tiene de grande y valioso en su pueblo. No ha sido así sin embargo. Y es aquí donde el termómetro de la ignorancia y de la falta de cultura marca un alto grado. Es aquí donde hay jóvenes y aún ciudadanos que apenas saben firmar sus nombres que en buena cuenta son, pues, analfabetos. Y esto se debe a la falta de escuelas.

Hace apenas un año se creó, después de muchas gestiones, un Centro Escolar para varones. El de mujeres ha quedado sólo en ofrecimiento. No teniendo estos planteles, además, ni locales propios, que se diga amplios e higiénicos, ni mucho menos el más indispensable mobiliario escolar. Hemos tocado este punto para que se vea la gran desatención que el Estado ha tenido y tiene para este pueblo.

Por eso ya que se va a reconstruir el balcón de San Martín -que suponemos no será sólo ofrecimiento-, se tenga en cuenta también lo referente a las escuelas que le interesa a Huaura grandemente.


Transcrito de "Historia de la Casa y Balcón de Huaura" del historiador José Nava Pittaluga (Nov 2004)  provincia de Huaura.



ENTRADAS RELACIONADAS:

Por la reconstrucción de nuestro Histórico Balcón
Historia de la Casa y Balcón de Huaura

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...