24 junio 2011

Coronel EP Pedro Portillo Silva

Por Jorge Nava Pittaluga.

Nuestro hermano mayor, Coronel Pedro Portillo Silva, ilustre peruano, nació en la villa de Huaura el 1º de agosto de 1856 y falleció el jueves 15 de junio de 1916, a los sesenta años, en la calle Patrocinio Nº 20, en Lima, Perú.

El Diario "EI Comercio" (edición de la tarde) al Comentar su deceso dijo, el jueves 15 de junio de 1916:

“Sus trabajos de explorador pudieron completarse cuando emprendió un viaje a la región de Madre de Dios, en su carácter de ministro de fomento; los sucesos po1iticos de esos días impidieron el desarrollo de esa expedición. Quedando así inconclusos los estudios del coronel Portillo sobre las regiones de los grandes ríos peruanos.
Tanto en la sección de Loreto, como en la de Ayacucho, levantó mapas completos con datos abundantes y comprobadas anotaciones. De carácter sencillo y afable, gozaba de generales simpatías. En estos últimos tiempos era víctima de una oscura y dolorosa enfermedad que ha originado su trágica muerte, ocurrida en su casa habitación de la calle El Patrocinio número 20, en Lima".

Obras:


Las montañas de Ayacucho y los ríos Apurimac, Mantaro, Ene, Perené Tambo y Alto Ucayali (1901); Apuntes de la Historia de Huamanga y estado actual de la diócesis (1903); Mapa del Perú (1906); “Contribución a la Geografía de Loreto”, en "Boletín de la Sociedad Geográfica", tomos XXIII y XXIV, 1901 a 1904 (1909); Departamento de Madre de Dios" en "Boletín de la Sociedad Geográfica, tomo XXX (1914); y Memoria que presenta al supremo gobierno el ministro de fomento en comisión especial a Madre de Dios (1915).

En la historia de los descubrimientos geográficos en el Perú, el coronel Pedro Portillo Silva ocupa lugar distinguido por la importante labor que realizó como prefecto de los departamentos de Ayacucho y Loreto, explorando él mismo los principales tributarios del Amazonas, fomentando los viajes de estudio en nuestra zona oriental y trazando el mejor mapa de la región amazónica del Perú, posterior al del prominente investigador, naturista, geógrafo, explorador, escritor y catedrático italiano, Giovanni Antonio Raimondi Dell'Acqua (Milán Italia, 19 de septiembre de 1824 -+San Pedro de Lloc, Perú, 26 de octubre de 1890), quien tuvo como especialidad un profundo y esmerado estudio de la fauna, flora y geología peruana. Radicado en el Perú fue catedrático de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima.

Fueron sus padres: don Juan Pablo Portillo y doña Juliana Silva. Bautizado en la
Iglesia Parroquial de San Antonio Abad de Huaura, como veremos en su registro de bautizo:

Registro de bautizo de Pedro Portillo Silva



El Libro Parroquial de bautizo dice:

“En esta iglesia parroquial de San Antonio de Abad de Huaura, en tres de agosto de mil ochocientos cincuenta y nueve. Yo el infrascripto cura interino, exorsisé, puse óleo y crisma a Pedro, hijo natural de don Pablo Portillo y doña Juliana Silva.
Fue su padrino de agua don Dionisio Jiménez, y de óleo don Adolfo Salinas. Testigo, don Manuel Pérez, de que doy fe. (Firmado) Juan pablo Portillo. (Firmado) José María Gómez Miro”.

Falleció el jueves 15 de junio de 1916, en la calle Patrocinio Nº 20, Lima-Perú.

El dato histórico del historiador don Jorge Basadre Grohmann (Tacna, Perú, 12 de febrero de 1903 - Lima, 29 de junio de 1980), especifica que el Coronel EP don Pedro Portillo Silva, vio la luz por primera vez en Huacho; pero, esto refiriéndose a Huacho como capital de la provincia de Chancay, porque la cuna de su nacimiento fue, es y será siempre la Villa de Huaura.

*EI Coronel Pedro Portillo Silva fue soldado desde su juventud, y de los primeros en alistarse entre los defensores de la patria al estallar la guerra del guano y el salitre, cuando Chile nos formuló su declaratoria de guerra el 5 de abril de 1879.
Pedro Portillo Silva marchó al sur en la división del general don Manuel Gonzáles de la Cotera, concurriendo a las jornadas de San Francisco (19 de noviembre de 1879) y Tarapacá (27 de noviembre de 1879).

Fue oficial de artillería de las baterías del morro, a las órdenes del coronel Francisco Bolognesi Cervantes, destacando como uno de los bravos oficiales que defendieron la Plaza de Arica el 7 de junio de 1880.

Posteriormente sirvió en los gobiernos del general Andrés Avelino Cáceres Dorregaray, de don Nicolás Fernández de Piérola y Villena y del Ing. Eduardo López de Romaña y Alvizuri, hasta alcanzar el grado de coronel de Infantería. (*Dic. Hist. Y Biog. Del Perú)

Cuando Pedro Portilla Silva nació, era presidente del Perú el general Ramón Castilla y Marquesado. Ese mismo ano el presidente Castilla había –prácticamente- fundado en el río, la selva, la historia, y leyenda, a Loreto departamental.

Curiosa coincidencia si consideramos que años después el coronel Portillo fue uno de los más decisivos promotores del progreso del Nor-Oriente Peruano, descubridor de sus inexploradas rutas fluviales y que, consolidando límites y la peruanidad de sus territorios, ha sido y es uno de los más auténticos creadores del futuro de nuestra Amazonía. Tal vez para muchos "un ilustre desconocido”.

-Desde los viejos tiempos coloniales la Amazonia era más que una Región concreta, una especifica demarcación territorial, una entidad política. Era, mas allá del mapa geográfico, una importante porción del Perú, inédita, virtualmente -desconocida que como un lejano continente verde se extendía desde las estribaciones orientales de los Andes, hacia un infinito espacio que tocaba los limites con los países vecinos.

Aquel país amazónico que se conocía mas por las fábulas y el mito, las crónicas fantasiosas, el testimonio de los cronistas y las versiones de frailes y misioneros, necesariamente tenia que permanecer alejado de la nación conocida; aquella que centralizaba la metrópoli capitalina y los gobiernos imperantes. Mas que una demarcación política era un reino inmenso de manigua impenetrable, que surcaban caudalosos ríos, que albergaba gigantescos bosques, en los que la mano de Dios había puesto por igual seres, animales muy bellos, como fieras amenazantes.

La Amazonia era la selva novelesca de la que se había expuesto relatos esperanzados como temibles. Pero en la conciencia del hombre peruano, sobre todo, en sus corazones latía la esperanza de ir a la conquista de esa tierra anegada de promisión.

Llegar a la selva y más concretamente a territorios que eran nuestros, más que la invitación a emprender una gran empresa, significaba tentar el reto de una casi imposible aventura.

Entre la fantásticamente desmesurada versión de la riqueza de El Dorado y la realidad un tanto desilusionante, de ámbitos inhóspitos, habitados por tribus salvajes, fieras, y peligrosos reptiles; había que trasponer la temida frontera y llegar a la incorporación del reino de la Amazonia a la integridad del país total. A la incorporación de este reino al gobierno de la patria, a su desenvolvimiento económico, a su desarrollo social, a la vida común entre todos los peruanos, y prácticamente, la auténtica y real conquista de la amazonia peruana, que había sido explorada y estudiada a medias, comenzó históricamente cuando ese prominente soldado, estadista y visionario que fue don Juan Ramón Castilla y Marquesado, de un solo decreto supremo, el 07 de enero de 1861, época de su segundo gobierno, para crear el departamento de Loreto. Pero, cuatro años antes en 1857 y también por decreto supremo, creó la provincia litoral de Loreto con su capital Moyobamba. El posterior decreto de 1861 elevó a Loreto al rango de Departamento, Fluvial y Militar; Y, sobre todo, Castilla ordenó que se reconozca a Iquitos como capital fluvial de Loreto.

El Mariscal Castilla que, como su antecesor el general José Rufino Echenique Benavente (16-XI-1808 – 16-O6-1887), que llevaba presente a su calidad de gobernante una innegable vocación amazónica, consideró que siendo el mejor medio para ir a la conquista de la Amazonía construir barcos para la navegación en los ríos, mandó fabricar naves de este tipo en Inglaterra, pues, había que "rutear" los grandes ríos y explorarlos.

Cuando llegaron al Morona y Putumayo, así como el Napo, todos ellos llevando el nombre de afluentes del gran Amazonas, hacia realidad la construcción del apostadero de Iquitos que, a la vez, constituyó en el nacimiento de nuestra gran capital amazónica. Se realiza entonces el milagro de iniciar la conquista de la selva impenetrable.
Saludamos aquel año histórico de 1861 en que más allá del misterio de apertura, la realidad, Otros grandes departamentos de selva como Huanuco, San Martín y
Madre de Dios tienen fundación política después de Loreto.

Solo Amazonas fue creada por ley del 12 de Noviembre de 1832, casi tenia 30 años antes que Loreto.
Pero, en 1980 surge un nuevo pujante departamento de selva, el decreto ley 23099 dictado en 1980 el 24 de junio, crea el departamento de Ucayali, cuya capital es Pucallpa y que integran las provincias de Coronel Portillo, Padre Abad, Purus y Atalaya. Este nuevo, progresista, fecundo departamento, antes había pertenecido en demarcación, gobierno, y limites, a Loreto. (*Infomación General de la Región Ucayalí).

Transcrito de su trabajo "95º Aniversario del Fallecimiento del Coronel EP Pedro Portillo Silva" del historiador Jorge Nava Pittaluga.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...