26 abril 2011

Victor José Salinas Paredes



Víctor Salinas, cursó sus estudios primarios en el colegio General San Martín de Huaura y los secundarios en el CN Luis Fabio Xammar de Huacho. En 1958 ingresa a la Fuerza Aérea del Perú FAP, desempeñándose como un brillante piloto de combate, hasta su retiro, después de 35 años de servicios a la patria, habiéndose hecho merecedor a diferentes condecoraciones, distinciones, agradecimientos y felicitaciones de instituciones nacionales y extranjeras.

En la vida civil, después de estudiar Artes Plásticas, pintó al óleo la imagen del Señor de los Milagros, en tamaño idéntico al que salen procesión cada 18 de octubre de la iglesia de las Nazarenas; asimismo, la de la Virgen de Guadalupe, patrona del distrito de La Molina, imágenes que salen en procesión todos los años.
Como escritor, ha logrado desarrollar esa inquietud por la poesía que sintió desde temprana edad y que no pudo empezar, primero, por sus estudios y posteriormente porque la carrera militar no le brindaba el tiempo necesario.

Cuando se inicia en la carrera literaria lo hace a lo grande, publica en el 2005 su libro narrativo “La Cabaña de Gaspar”; en el 2006 con el sentimiento a flor de piel escribe el poemario “Huaura el Primer Grito de Libertad”; en el 2007 publica su novela “Detrás de la cortina azul” cuya novedosa temática sobre sus vivencias como piloto de combate le hizo merecedor de criticas muy favorables .


MI BANDERA EN HUAURA

He visto flamear mi bandera
sobre mi tierra… es verdad,
donde San Martín nos diera
nuestra ansiada libertad.

Donde se posó sin prisa
el sueño de América entera
y esa hermosa nueva brisa
de una nación verdadera.

Para que el mundo supiera
que era más que una ansiedad;
era una gesta señera
en pos de la libertad

Huaura es la tierra bendita,
es un bastión en la historia,
es nuestra patria, chiquita
escogida por la gloria.

He venido desde lejos
para dejarte mi verso,
mis recuerdos que son viejos
contrastando con tu progreso.

He pasado por tus calles,
he recorrido tus campos,
me he fijado en mil detalles
gozando de tus encantos.

Me he cobijado en tu seno
gozando de mis amigos,
siendo los fieles testigos
de tu belleza de ensueño.

Huaura, mi hermoso rincón,
aún conservas tus valles,
tus barrios tan especiales
y tu añorado balcón.

He sentido enardecido
los acordes celestiales
de tambores que han sabido
marcar pasos ancestrales.

El sonido de trompetas
y el clarín envejecido,
que hizo a familias completas
pelear por lo conseguido.

Los acordes de la marchas
lanzando al cielo sus notas,
campesinos con sus hachas,
azadones y sin botas,

que lucharon con porfía,
con coraje y gran valor,
en agreste geografía
del Perú y el Ecuador.

Nuestra hermosa bandera
fue bordada por huaurinas,
antes que San Martín la hiciera
flamear con notas divinas.

Desde Pasco a Pichincha
flameó con aires marciales,
soldados de morral y vincha
le dieron su amor a raudales.

Es por eso que hoy al verla,
sobre esta plaza querida,
me dan ganas de besarla
y de ofrendarle mi vida.

He visto flamear mi bandera
sobre tu inmensa beldad,
donde San Martín nos diera
el primer grito de libertad.


HUACHO PASÉ A VISITARTE

Una vez más, cual brisa
he pasado a visitarte
y con tu amable sonrisa
me has recibido al instante.

Me gustó ver lo delirante
de tus calles principales,
ese tumulto inquietante
caminando por tus calles.

Ya no he visto en los locales
a mis amigos del pasado,
dejaron también sus hogares
pues, como yo, han emigrado,

dejando lo más sagrado
entre tus playas serenas,
entre tu suelo empedrado,
entre tus cerros de arena.

¿A dónde se ha ido mi gente?
¿Dónde está mi grupo amigo?
¿Dónde se esconde el torrente
de gente que anduvo conmigo?

Al venir a visitarte
en este día cualquiera,
he sentido en mi quimera
el deseo de encontrarte,

de fundirme entre tus calles,
de confesarte mis penas,
de hablarte de mil detalles
y de muchas cosas buenas;

de observarte a cada instante,
en este día cualquiera,
hoy Huacho quiero entregarte
mi añoranza verdadera,

Hablarte de mi quimera,
de mis sueños fantaseosos,
que nacieron a tu vera
entre tus barrios gloriosos.

Me gusta ver tus veredas
confundido entre la gente,
ver esas tus casas nuevas
con sentimiento emergente.

Confundirme entre tus muros
de provincianas fachadas,
sentir tu aliento tan puro
al llegar cada alborada.

Ver tus callecitas estrechas
alejadas del tumulto,
con sus fachadas maltrechas
que me hablan de algo oculto;

mas no hay mejor encanto
que mostrarte cual tú eres,
la verdad te amamos tanto
porque sabemos quien eres.

Callecitas empedradas
que humedecí con mi llanto,
aún guardan mis pisadas,
mi risa y mi quebranto.

Huacho querido y soñado,
aún te encuentro hermoso,.
eres mi portal norteño,
acogedor y grandioso.

Una vez más, cual la brisa
que se esfuma en tu ribera,
te he visitado sin prisa
en este día cualquiera.


De su poemario "Huaura el Primer grito de Libertad"

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...