14 diciembre 2017

UN NUEVO ESTUDIO SOBRE LA POESÍA DE HÉCTOR ROSAS PADILLA

Por: Henry Sepúlveda Rojas

 La experiencia vital y la resistencia cultural de un poeta peruano en los E.U.A. Héctor Rosas Padilla, que nació en el Perú, es un poeta con oficio de larga data y, sin embargo, parco en publicaciones. Sus poemas han circulado en su país en breviarios de muy limitado tiraje y solo con la aparición de la Internet accedieron a un público más amplio.
 En 2015 se publicó en un libro su primera colección poética, De repente, el poema, que permitió conocer de su autor el horizonte y las perspectivas de su trabajo, así como su estilo y las principales motivaciones de su escritura. Mucho antes, en 1982, el poeta había salido de su país para pasar a establecerse en California. 
Durante mucho tiempo estuvo sujeto a la dura vida de trabajo del migrante, al aprendizaje del idioma del país de su adopción y a los usos y costumbres de su nueva comunidad. 
Estas experiencias, sin embargo, no postergaron ni desecharon de su mente y de su corazón todo el bagaje vital acumulados en su adolescencia y juventud en la patria de su nacimiento, el Perú, el país de más antigua y vasta cultura de la América del Sur, cuna del imperio de los Incas, así como de las civilizaciones precolombinas de Chavín, Tiahuanaco, Mochica y muchas otras. 
Hacemos referencia de este aspecto de su país natal porque precisamente la nostalgia de la patria lejana, del hogar paterno, de la madre fallecida en la distancia es la principal motivación de su poética. Es un influjo muy poderoso, el cual a la vez se explica por los poderosos fundamentos de la cultura andina. El ser peruano o sudamericano, trasplantado al país del norte o cualquier otro por especiales circunstancias, no se allana pasivamente a su nuevo modus vivendi, sino que se aferra a su esencia nativa y proclama su identidad como un desafío a los mecanismos expresos o subliminales de la alienación. 
Respecto a esta nostalgia por su país, el poeta ha escrito: “Sin embargo, cuánto no daría por dar un par de vueltas / por sus jirones como una sombra furtiva / en busca de unos choclos sonrientes, / de un triste de guitarra / o de un emoliente.” La contraparte de este conflicto del poeta-migrante es el amor; pero no aquel amor juvenil lleno de ilusiones y esperanzas, sino el amor angustiado del hombre adulto desdeñado por muchachas de lozana belleza pero frívolas y crueles. Este es el otro tema medular de los poemas de Héctor Rosas Padilla, convertido en metáfora de las ilusiones perdidas y de la persistente búsqueda de metas nunca alcanzadas. 
Quizá por esto mismo, en estos versos su emoción lírica alcanza los más altos grados de intensidad: Estoy seguro que te encontraré en algún restaurante de comida rápida o tal vez en el atrio de un cinema esperando un cigarrillo o algo que se le parezca Me bastará decirte "gorgeous day like you" para ganarme la más luminosa de tus sonrisas y algo más que una de tus mejillas Y mientras buscamos el lugar más oculto me hablarás del Terminator como del dios Marte y confundirás a Ginsberg con una estrella del fútbol americano Luego como si nada hubiera sucedido sobre la hierba (o en alguno de los veinte y un cuartos que conocen tus gemidos) te marcharás tranquilamente no sin antes pedirme mi número telefónico Y desde ese instante yo seré para tí un número telefónico más en tu bolso Los 26 poemas de este libro constituyen el apasionado testimonio de un migrante peruano en San Francisco. 
Es la nostalgia por la patria lejana, pero nunca perdida, y el diario de sus días en un país extranjero. En sus momentos más sublimes el poeta recurre a la ironía y contempla su nueva vida en el primer mundo como un espejo de la vida en Sodoma y Gomorra: Adoré ídolos y cautive a vírgenes que dejaron de serlo en las orillas de arcilla del Mar Muerto. Estuve en los templos que fueron sus prostíbulos de cada día. Toqué la cítara en ciudades como éstas del siglo veintiuno donde su hedor a corrupción me trae la memoria de las últimas noches de Sodoma y Gomorra. 
Fuera de la imaginación poética o en la vida real, Héctor Rosas Padilla es un personaje de variadas facetas. Egresado de la universidad de San Marcos, la más importante del Perú, ha ejercido profesionalmente como periodista y fotógrafo. Ha entrevistado a políticos como Raúl Castro y al presidente de nicaragüense Arnoldo Alemán, al productor musical Emilio Estefan, al guitarrista de rock Carlos Santana, etc. 
En 1970 fue distinguido en el concurso “El mejor reportaje” por el diario El Comercio de Lima. Su fotografía “The Weeding is Headache” fue premiada con el primer lugar por la The International Library of Photografy de Estados Unidos. En el campo del ensayo periodístico, ha publicado La educación y los hispanos en los Estados Unidos de América, libro reeditado por la editorial Palibrio.


No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...