25 mayo 2013

Christopher Gabriel Nole Panana


Nació en la ciudad de Lima, un 20 de julio de 1983, en la clínica Hogar de la Madre. A muy tierna edad tuvo que ir a la guardería, donde destacaba por sus pinturas abstractas con puntos de colores desde el año de edad. Desde los 2 años “tocaba” la guitarra. Fue un niño exitoso en todas las materias, en especial en el arte. A los cinco años bailaba la marinera y tocaba la quena en el colegio “La Merced”. A los ocho años recibió clases de guitarra con partitura con el teacher Ramírez. A los 10 años estudió en los Hnos. Maristas donde dibujaba al carboncillo, retratando. 

A los 15 años escribió una historia llamada “El mostro de la torre” que fue donaba al colegio Marista. A los 16 años ingresó a la PUCP, facultad de literatura. A los 17 años regresó a Huacho e ingresó a la UNSACA donde estudió lengua, comunicación e inglés. A los 19 años viajó a México invitado por un grupo de escritores, quienes le hicieron recorrer los claustros de la UNAM. A su regreso estudió en el ICPNA. A los 21 años estudió música en la Escuela Profesional de Música Campus. 


A los 25 años formó parte de la Sociedad de Poetas y Narradores, como director de asuntos académicos dirigiendo el taller de creación literaria. 


El 20 de abril del 2013, presentó su primera novela INALCANZABLE, ceremonia realizada en el auditorio de la Casa de la Cultura de Huacho.   .


Christopher Gabriel Nole Panana


POEMAS

Yo no le canto al amor; le canto a la muerte
porque la siento en mi pecho cada día.
Si algún día viniera a socorrerme
tendría que ser con todo el horror de los horrores
cometidos por el hombre una y otra vez (y también por la mujer)
para tratar de mitigar a los diablos que seguirán corriendo
como sangre por mi cerebro.
Más aún; el camión que me chanque deberá caer de costado,
y deberá romperme las piernas para sufrir uno que otro año.
Deberá explotar muy bien mis nervios el verdadero nocturno
que se oculte bajo el auto. Cada poro de mi cuerpo será
fuente rica de sufrimiento. Sin llegar al paroxismo ni la piedad.
Si la muerte no me da eso, significa que ya no estoy loco
que no tengo nada en el pecho
que mi voluntad no sirve para nada, y que el mundo, en fin, sólo es arena de huesos.
II
Los soldados corren por el arenal, con las armas delante y los sueños detrás, muy bien escondidos.
Las esteras ocultan al inocuo mal, al triste mal que se defiende.
Destruyámoslos, compañeros.
Si alguno queda, rompámosle la cabeza a culatazos, no dejémosle dientes que lo dejen reconocer.
Ya saben lo que obtendrán si lo hacen.
La iglesia los acompaña, los apoya. Confiemos que Cristo nos salve de las balas. ¡A la carga!
Porque más allá de ellos está el mar, donde podremos bañarnos y olvidar tanta mierda.
III
Sé lo que es la poesía, no necesitas explicármelo.
Si te digo que te ves fea con esos ojos, eso es poesía.
Pero si te digo que no te ves fea con esos ojos, también lo es.
La única forma de no hacer poesía es haciendo que el tiempo pase,
poniendo nombres a los animales e imponiendo tus ideas.
Así los poetas rueguen, no hay ilusiones en este mundo, sino esperanzas, carajo.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...