05 marzo 2013

Nuevas voces para que llueva la palabra comprometida


EPÍLOGO

Nuevas voces para que llueva la palabra comprometida,
el enésimo relámpago de una tormenta literaria en medio de una crisis.

José Pablo Quevedo
 
Cuando desde hace 17 años, realizamos por primera vez la ‘Cita de la Poesía’ en ‘Kultur ist Plural’, en Berlín, alguien me preguntó: “¿qué significado tiene esta Cita?”... Y yo respondí espontáneamente: “La Cita es un Encuentro, y esto es una reunión de poetas berlineses y latinoamericanos en latente intercambio de ideas y de metas para ver lo que nos une con la Palabra creadora, para afirmar objetivos y conocer nuestras semejanzas y diferencias; y aún más, para conversar sobre lo que ha significado cada movimiento de vanguardia en el pasado y hasta dónde éstos han trascendido; y así, a la luz de los resultados, establecer nuevas coordenadas tratando de superarlos e intentar con ello proyectarnos a las tareas de nuestro tiempo para visionar otro futuro cercano.”
¿Y, cómo?... -fui interrogado nuevamente- “Pues –respondí-, hacer poesía no solamente es elaborar poemas en los espacios que nos acondicionamos en los escritorios, sino creando también una vanguardia literaria que responda a las tareas de nuestro tiempo y pueda actuar en otros escenarios. Tal vez, intentar un movimiento que pueda vincularse a otros, los cuales  contengan en sus planes y metas parecidos idearios, que nos permitan compartir sus experiencias y actuar en otros escenarios, pues el poeta no solamente debe contentarse con escribir, sino que ha de tener una actividad práctica en la realización específica de algunas tareas que corresponda a nuestro tiempo, dentro de las tareas globales en que se mueve nuestro planeta.”
 
Al poco tiempo de esta Primera Cita nació ‘MeloPoeFant’ (‘Sismo Poético Resistente’). Y la palabra Tierra (‘Melo’), Hombre (‘Poe’) y Fant (‘Creación’), fueron los símbolos que nos acompañaron en todas las Citas durante estos 17 años de andadura, viniendo poetas de diversas latitudes: Europa, África, América Latina; poetas de Chile, Colombia, Ecuador, México, Perú, Uruguay. También de España nos acompañaron con sus creaciones y sus ideas renovadoras, y como resultado de estos trabajos conjuntos nos vinculamos a ‘Abrace’ de Uruguay, a la ‘Sociedad de Poetas del Norte Peruano’, a ‘Poetas del Mundo’, al ‘Movimiento Isla Negra’, a la ‘Rueda Cartonera de México’, a ‘El Canto del Ahuehuete’, a ‘El Espejo Humeante de Salamanca’ (México), a ‘Letras Salvajes de Puerto Rico’, a la ONG ‘Poetas de la Tierra y Amigos de la Poesía’ (POETAP) y a muchos más grupos que marchan en vanguardia de nuestras Letras y las actividades literarias globales. Todos estos grupos y movimientos elevan sus voces en una sinfonía de humanidad y solidaridad con todos los pueblos oprimidos y explotados de la Tierra, y muchos de ellos coordinan conjuntamente diversas tareas de nuestro tiempo.
En nuestros cofrecillos de recuerdos, hay infinidad de anécdotas contadas por las calles y recovecos  berlineses, y por los diversos espacios culturales donde hemos estado, como ‘Kultur ist Plural’, ‘Burgerinitiative Hohenschönhausen’, ‘Cum Laude’ de la Universidad de Humboldt, ‘Banco Vallejo’, ‘Casa Bayuma’ y otros lugares que ya no existen y que debido a circunstancias del desmontaje físico de la RDA (Alemania Oriental), en los años de la Reunificación esas casas culturales pasaron a ser centros comerciales privatizados.
Al tiempo que iniciábamos la Cita, nuestro campo ideal fue desbordado por la avalancha de renovaciones que impulsaba la marcha del presente con las nuevas ideas. Y de los pocos que fuimos al inicio, surgieron nuevas actividades con otras organizaciones y movimientos, adquiriendo así otros nuevos vínculos con América Latina, España, Francia, Portugal y Suecia.
De las tareas locales que nos habíamos asignado pasamos a tareas globales de trascendencia; el mundo de la literatura popular nos abrió nuevos objetivos de innovación, compartiendo nuestras tareas con otros grupos y movimientos abiertos a compartir experiencias.
Con ‘MeloPoeFant’, crecimos y conocimos nuevos amigos y muchas  personalidades de la vida cultural mundial; por eso, la ‘Cita de la Poesía’ siempre fijó una actividad cada año para introducirse en el caudal de nuestro tiempo y estar en su renovación, de la cual no podemos escapar ante el fluir y correr tanto de las nuevas voces como de la influencia de las de mayor experiencia, y juntos hemos ido superando barreras que antes no nos permitían saltar a otros objetivos más universales y expansivos.
Muchos de los poetas y poetisas que acompañan nuestro trabajo de difusión y organización cultural y literaria, pertenecen también a otros grupos berlineses, como el ‘Círculo de Poetas de Köpernick’, o ‘Vulcanus Production Berlin’, entre otros.
En el transcurso de este tiempo, hemos sacado año tras año varias antologías bilingües con los participantes de la Cita, así como editando libros de diferentes poetas latinoamericanos y alemanes en formato bilingüe; también han incluido nuestro trabajo otras antologías de diversos países de América Latina y de Alemania, cuyo resultado ha posibilitado la edición de muchos autores en revistas y páginas-webs de otros países, muchos de ellos dando a conocer su talento poético hasta entonces poco divulgado.
En esta ‘XVII Cita de la Poesía’, celebrada en Berlín en agosto-septiembre de 2012, fueron invitados a participar los poetas de la ONG ‘POETAP’; y, desde la España de Miguel de Cervantes, Francisco de Quevedo y Federico Gª. Lorca, nos visitó una parte importante de su dirección, sus connotados representantes, participantes junto a poetas y poetisas de las otras organizaciones internacionales hermanas. Fueron tres-cuatro días de trabajo, de intercambio de ideas, de lecturas y de conocimiento, incluyendo la metrópoli berlinesa con su diverso y vasto bagaje cultural, todo en un ambiente favorable para fortalecer duraderos lazos de amistad y confraternidad.
Efectivamente, hace algún tiempo que venimos fomentando relaciones con ‘POETAP’, desarrollando un intensivo trabajo conjunto; y a ellos nos unen tanto las semejanzas globales de la lucha político-social, como las formas éticas, estéticas e innovadoras del trabajo realizado.
Esto también lo expresa de manera clara el poeta manchego-español Antonio L. Ros: “Hacer poesía es apelar a la energía emocional y al sentimiento para elevar la realidad a través de la palabra, porque el lenguaje es un instrumento que nos sirve para concretar y hacer visible y comunicable esa energía, la necesidad de trazar una meta y elevar un ideal individual o colectivo para concretizar y forjar el futuro.” Y, con su poesía, este poeta, nos lleva a un tema de reflexión, reflejando la aguda crisis social y política de nuestro tiempo, sobre todo, la irracional economía de los mercados y las finanzas que asfixian sobre manera a la clase trabajadora y a las capas medias de la sociedad: “Nos han dividido hasta atomizarnos./ Han adormecido nuestras formas vindicativas/ de exigir modificando nuestro modo de existir/ y han logrado en una idea simplificarnos”//...
La Poesía así, es el caudal que marca nuestra época y lo cualitativo del trabajo frente a lo que otros movimientos en otras épocas no lograron. La técnica y la revolución científica es un medio que implica sincronizarnos con la Historia para el nuevo desarrollo de la comprensión de la Literatura comprometida.
Elisabeth Hackel, poetisa de Berlín, nos presenta en su visión futurista el conjunto de una acción decidida, y de lo que es posible en el hombre para hacer mejor el mañana, sobre cuando hay una unidad y una decisión de conjunto, y hay energía y valor para afrontar cualquier reto. Y ella escribe: “Si mañana o pasado mañana, los de abajo en decenas de millones/ salieran a las calles,/ a pesar de los cañones de agua,/ a pesar del pulverizador de pimienta,/ bajo el llamado/ ‘Nosotros somos el pueblo’,/ llegarían los soldados./ ...Ellos se abren paso a tiros/ delante de los bancos y consorcios.// La consternación resulta superflua./ Todo es legal; es/ el asentimiento democrático.”///
Y también el poeta Olivier Herrera, Presidente de POETAP, nos dice: “La poesía es semilla de amor y de vida, libre y altiva, que cabalga la dulce lluvia, el viento huracanado y el relámpago, las ondas y las olas del mar embravecido; la poesía se levanta ante el ‘poder’ y toma la palabra; se inclina ante el débil y baja la mirada. La poesía tiene un valor en ella misma y es capaz de volar y besar las estrellas cuando se esparce a los cuatro puntos cardinales, llevada por los vientos para diluirse y renacer de la tierra siendo voz del pueblo transmisor de los valores más universales.”
Observamos, no obstante, que los objetivos principales desde nuestro inicio esencialmente no han cambiado con el paso del tiempo, sino que este proceso ha sido enriquecedor y nos ha madurado; nos ha abierto otras perspectivas de comprensión y de trabajo conjunto con otras organizaciones del mundo, sin que esto suponga enfrentar competencias ni conflictos hegemónicos ni causar desconfianzas, sino haciendo intensivas las tareas del presente y, unidos bajo un espíritu universal de solidaridad, intentar avanzar hacia la construcción de esa ‘aldea global’ o mundo mejor y más justo.
La poeta ecuatoriana, Elsye Suquilandia, denuncia y condena lo que pasa en el mundo aborigen con la penetración de las empresas trasnacionales, las cuales por la avaricia de la ganancia del dinero llegan al irracionalismo de la contaminación de las aguas y hasta la extinción de la vida, en todos los sentidos: “Amazonía, tierra santa,/ llena de misticismo y magia…/ Algún día decidí llenarme de ti…/ ¡Y nadie quería ayudarme!/  Petroleras de mierda,/ a mi santuario llegaron…/ Me dijeron:/ ¡¡¡Texaco!!! ///
Pero las vanguardias tienen que asumir responsablemente la comprensión de nuestro tiempo, tienen que entender la relación de acercamiento y tolerancia y de diferenciación; tienen que tener un entendimiento hacia lo que es una meta común, lo que les diferencia en sus métodos de trabajo.
La extremeña Maribel Alonso (España), de su poema “Mujeres sin memoria”: Mujeres con todos los colores en sus vientres./ Mujeres que nos siguen pariendo,/ incluso por amor;/ mujeres subterráneas,/ conformando cimientos;/ mujeres sumergidas,/ reflotando economías;/
con todos los lastres/ amarrados al vuelo de sus faldas…//
Nos muestra la cruda realidad de doble condición de sometimiento social de la mujer en el mundo.
Otra poetisa berlinesa, Brunhild Hauschild, en su poema “Arce y abedules“,  refleja también en forma irónica, el contenido de la conducta y del orden moral de muchos alemanes para ver las cosas; y ella escribe: “Senderos enredados/ en línea/ recta paseos./ Piedras/ categóricamente como el soldado/ en fila y el miembro,/ orden alemán./ Dejará atrás/ cuidar/ con el azadón y jarro de sol sostenido.”///…
Y observo que el tiempo tiene el mismo rostro hoy que ayer, aunque éste vaya cambiando por la sinfonía del caudal de los diferentes grupos y movimientos que fluyen a través del globo, a los cuales nos unen más las semejanzas que las diferencias. Y viendo el tablero de las contradicciones fundamentales mundiales, puedo advertir también que las tareas tienen la correspondencia con los manifiestos y programas que éstos se han trazado en el campo político-social, ético, estético y literario, aun cuando existen dentro de los mismos algunas singularidades de excelencia.
María Ángeles Fernández (Madrid), refleja muy bien este concepto colectivo de la entrega en un merecido homenaje en forma de soneto, “A los poetas que no se rinden”, a los poetas cuyas voces confluyen solidarias; y en su segundo cuarteto y primer terceto, nos dice: Se lucha con las lágrimas del preso,/ en terribles corduras de vivencia;/ con lágrimas cargadas de sapiencia./ del que vaga sin prisa, y sin un techo.//... Se lucha sin luchar, sin una bala;/ sin pena, sin castigo y sin indulto,/ sin elevar el tono en la palabra,//…
Mi colega Jürgen Polinske (Postdam), de forma solidaria describe con acierto y a pesar del tiempo transcurrido de aquel genocidio, la realidad todavía palpable sobre el tratamiento de la memoria histórica en España (aún sin ‘verdad’ ni ‘justicia’ ni ‘reparación’): Zerbombt der Sänger Haus,/ und die lesen lernten/ erschlagen, erschossen, verscharrt./ Spaniens Erde ist unruhig,/ einen traurigen Takt klappern Kastagnetten, die Knochen.//… (…Bombardearon la casa de los cantantes,/ y los que aprendieron a leer/ fueron golpeados, disparados, enterrados./ España es tierra inquieta desde entonces,/ un triste compás tocan las castañuelas, los huesos.//…).
Siempre habrá, de alguna manera, un acercamiento de los grupos y los movimientos de vanguardia frente a las tareas y los objetivos similares del presente, aun cuando algo se desee o no; su época marca ese desarrollo, y las mismas contradicciones fundamentales nos acercan al loable objetivo común. Por eso, siempre es importante hacer conocer tanto nuestras semejanzas como nuestras diferencias y la relación de nuestro ideario con la praxis política y social.
Antonio V. Ruiz (Madrid), en su poema a César Vallejo, amplía lo antípoda de un drama existencial de actualidad, el cual nos muestra esos dos grandes abismos de las diferencias humanas: “Los indios mueren en todas partes,/ no tienen tierra ni para darse sepultura”, o también: “Los árboles fermentan/ a base de saliva,/ los niños piden/ con la mirada desnuda/ en los semáforos, y los que no se resignan/ son pirañitas.../ Así es, Vallejo,/ siguen los surcos horizontales de tus penas,/  siguen los pobres con las manos vacías/ en Santiago de Chuco, en Trujillo,/ en Perú entero.”///…
En base a mi experiencia, las tareas son ‘algo’ que hay que lograr con el esclarecimiento y la confianza mutua para no hacer nada que no nos haga marcar el paso sin movernos del sitio y en eternas discusiones, sino que nos permita siempre estar en la perspectiva más avanzada del desenvolvimiento del trabajo, teniendo siempre un paso adelantado.
Como colofón de este breve repaso a los ‘citados participantes’, un pensamiento que es la bandera de nuestro amigo Walter Trujillo (Ecuador): “Mi musa poética es la realidad que choca en mis ojos y en mi corazón; no puedo quedar cruzado de brazos ante la injusticia y la desigualdad. Me molesta sobre manera cuando nuestra Madre Tierra es mancillada, pisoteada o mal utilizada, y cuando los verdaderos tesoros, ‘los Hombres Ancestrales’, son perseguidos o declarados ilegales en sus propios territorios.
No podemos recoger aquí una referencia de los poemas enviados por los dieciséis autores ‘colaboradores’ con esta Antología, como tampoco se citan todas las aportaciones de los autores ‘participantes’, pues la premura editorial y nuestro compromiso para ser diligentes en los plazos nos ha obligado a no dilatar la espera; sin embargo, sí debemos destacar en este Epílogo su gran calidad poética y compromiso social; pues, en verdad, ir de la mano en el tiempo y en esta época con todos ellos, ha sido elevar la mirada hacia un amplio horizonte con cada tarea realizada para el logro colectivo de esta obra. Y ello es trascendental, pues significa no restar, sino multiplicar, y así siempre son benefactores a la vez tanto el grupo como la individualidad de sus miembros.
Quiero agradecer a Antonio L. Ros Soler, poeta solidario y viejo sindicalista, y también preocupado en el diseño y el acabado de esta Antología, quien con sus innovaciones nos ha permitido extender nuestras páginas iniciales a otros poetas y poetisas desde otras latitudes, pese a que muchos de ellos no han podido estar en Berlín de una forma física. Él me escribió: “La difusión ha de ser masiva, y en ella deberemos de tocar todos los instrumentos para que sea expansiva su armonía, de entonación acorde con el tiempo que nos toca y referencia y ejemplo antológico, un hito en la 'Cita de la Poesía' a partir de este memorable encuentro. Todo el equipo de corrección y traducción, grafismo, diseño, maquetación y montaje, además de los coincidentes autores del poemario y de las dos imprentas editoriales, hemos de interpretar que nos comprometimos como si fuéramos un batallón de 'misioneros-literarios' militando al estilo de una organización de brigadistas internacionalistas en pro del ‘Colectivo Contenido’, para hacer de esta Antología una voz gigante; nuestra predisposición a propagarla y multiplicar la expansión de este trabajo emocionante y cargado de valores, aquende y allende las fronteras, es un primordial ejemplo de solidaridad con el mundo de la poesía activa en lucha permanente por la libertad de los pueblos oprimidos y el compromiso social que les respalde.”
Y yo hago mías sus palabras, en referencia, deseando a todos los colaboradores y participantes de este encuentro mucha creatividad, más hermandad y mayor ahínco en la lucha común que debemos propiciar y propagar mucho más allá de los propios eventos presentes y futuros.
En nombre de todos cuantos hemos puesto aquí la idea, la voz y la palabra, deseo saludar a todos los lectores, así como destacar el trabajo tenaz de traducción de Jüergen Polinske, Walter Trujillo y Petra Namyslo, pero también la labor en esta etapa de mi esposa Bárbara Quevedo-Krüger; todos ellos han sido sustanciales, bajo un ideario de esclarecimiento y solidaridad que ha hecho posible la celebración sobresaliente de esta ‘Cita 2012’.
José Pablo Quevedo
(Doctor de Filosofía y Literatura, Universidad de Humboldt).
Berlín, diciembre 2012.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...