20 abril 2011

Breve reseña histórica de Huaura


Por José Nava Pittaluga

Importante paraje que forma parte de la historia y de la geografía Peruana que, en las tres etapas que ha atravesado la vida del país (Incario, Colonia y República) ha jugado papel preponderante, ostentando el título de Villa desde el año 1597 y de Distrito desde 1857. Por su riqueza agrícola, cuando se organizan los corregimientos, llegó a ser Capital de la Provincia de Chancay, hasta el 23 de enero de1866, en que la capital fue trasladada a la Villa de Huacho. Cabe agregar que, figuró como asiento del Departamento de la Costa, en el "Reglamento Provisional" que aquí mismo expidiera el general San Martin el 12 de Febrero de 1821, como bosquejo de la Constitución Administrativa del Perú, y como primer ensayo de Gobierno Nacional, para dar forma legal a la ocupación militar de la parte del país que estaba bajo su influencia.

Su fundación

Algunos virreyes por medidas de seguridad desembarcaban en Paita, para continuar su viaje por tierra hacia Lima, y Huaura fue un lugar apropiado para descansar antes de ingresar a la Ciudad de los Reyes, Lima. Existía entonces la Iglesia Santísima Virgen del Rosario (frente al balcón de la Libertad) que los viajeros conocían como Iglesia de Santa María del Camino.......


Fue entonces que al pasar por el antiguo pueblo de indios de Huaura, el 20 de julio de 1596, el nuevo virrey don Luis de Velasco y Castilla y Mendoza fue acogido con vivas muestras de simpatía por los labradores españoles y caciques del valle, quienes le suplicaron que al tomar las riendas de su gobierno en Lima, se sirva elevar al pueblo de Huaura a la categoría de villa de españoles, por ser ya numerosos los que en este poblado y comarca residían. Es evidente que desde entonces resolvió el futuro marqués de Salinas y ex-virrey de México, expedir provisión y designar con su ilustre apellido en honor de su casa y lugar de nacimiento en España, a Huaura como "VILLA DE CARRION DE VELASCO".

El vecino don Luis de Zavala tuvo el encargo de hacerle formalmente la petición y suministrarle la información acostumbrada, tal como habían hecho otros pueblos como las villas de Arnedo en Chancay, fundada por el Virrey Diego López de Zúñiga y Velasco, Conde de Nieva, en 1562 a la que dio ese nombre en recuerdo de aquella de que era señor en España; y, que tenia el muy juicioso propósito de trasladar a ella a la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Asimismo, fundó la Villa de Valverde, en Ica, y la Villa de Santiago de Miraflores de Zaña, Lambayeque, todas para de común beneficio de los labradores españoles y caciques del valle.

La experiencia adquirida en el pueblo Azteca, por el virrey don Luis de Velasco, marcó los rumbos de su política en el Perú: proteger al indio, al sufrido y explorado indígena peruano. La historia registra en este virrey su amplio sentido de comprensión y una intención saludable que se deja sentir entre otras, en la fundación de la Casa de Huérfanos de Lima, el Seminario del Cusca, el Colegio de Huamanga, el Convento de los Descalzos de Lima y LA VILLA DE CARRION DE LELASCO, hoy Localidad Histórica de Huaura, según Ley N° 12181, dado en la Casa de Gobierno el 27 de diciembre de 1954, siendo Presidente el Grl. Div. EP Manuel A. Odría Amoreti, en la que el articulo único a la letra dice: "Declárese a Localidad Histórica el pueblo de Huaura, quedando sujetos al cuidado del Consejo Nacional de Restauración y Conservación de Monumentos Históricos, los edificios de la población vinculados al pasado nacional".

Cuartel General, reconocido por el general San Martín como lugar estratégico, una vez que las tropas de la Expedición Libertadora que él comandaba, desembarcaron en las playas de esta zona, entre el 10 y el 12 de noviembre de 1820. Aquí estableció su cuartel general, y a partir del 18 sus tropas acantonaron en una amplia y hermosa campiña, bien regada y arbolada, con abundantes víveres de todo género, forrajes, cabalgaduras y frutas agradables; este es el valle de Huaura, que tiene una extensión de 11 kilómetros de ancho y 55 de largo. El río que lo baña le da el nombre, aunque es de poco caudal. Sobre esta línea se estableció el general San Martín, fortificándose sólidamente, con la firme resolución de no esquivar la batalla, pero tampoco buscarla por el momento. Con sus reservas en Supe y sus avanzadas sobre Retes y Chancay, uno de sus flancos sobre el mar de Huacho y otro sobre Sayán (hacia la Sierra Central), promovía la insurrección del país y mantenía en zozobra al virrey y a sus ejércitos, antes de ocupar pacíficamente la ciudad de los Reyes, Lima, sin consumo de pólvora y sin exponer la vida de sus soldados.
Cuna de la Independencia, que el pueblo de Huaura conmemora cada año con extraordinario entusiasmo y gran solemnidad, un aniversario más del Primer Grito de Independencia lanzado desde la casa-balcón, por el general José Francisco de San Martín y Matorras la mañana del 27 de Noviembre de 1820, donde las famosas campanas gritaron la libertad, mientras el pendón bicolor, flameaba, sostenido por los poderosos brazos del Protector del Perú.

Suelo bendito, donde los ideales de la libertad se ven magistralmente cumplidos, por esa pléyade de hombres que dedicaron su pensamiento, su acción y el sacrificio de sus vidas, para que este ideal, se convierta en realidad suprema de los pueblos de este continente, sujetos por tantos años a la dominación extranjera.

Aquí estuvieron las figuras de ese pasado glorioso -que fue cruento para su logro-, en que se confunden magistrados, mujeres, soldados, clérigos, maestros del saber y hombres humildes del pueblo, bajo la sombra del General San Martín, caudillo señero de la Revolución Americana.

Junto a los valerosos soldados -patricios nuestros-, están los hermanos que vinieron desde otras fronteras, empujados por la soberanía de un continente, con el mismo ideal de apasionado amor por la libertad. Aquí se cumple la genial visión del Gran Capitán de los Andes cuando dijo: "mientras no estemos en Lima la guerra no acabará".

Su magnífico ejemplo, seguirá extendiendo raíces -cada vez más profundas- en el corazón de los peruanos, confirmando la musa que recito con el poeta:

“¡No morirá tu nombre!
Ni dejará de resonar un día. . . . en el campo de batalla
. . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . .

Mientras haya en los Andes una roca
y un cóndor en su cúspide bravía".

A su Memoria, rendimos nuestro tributo de admiración y homenaje, por ser el Padre de Nuestra Patria, modelo y ejemplo de generaciones; y al evocarlo, le pedimos guíe nuestros corazones, proteja a nuestro pueblo, y nos conduzca por el camino de su constante grandeza y prosperidad...

© José Nava Pittaluga


Transcrito de "Historia de la Casa y Balcón de Huaura" del historiador José Nava Pittaluga (Nov 2004)  provincia de Huaura.

Entrada Siguiente: Historia de la Casa y Balcón de Huaura

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...